abril 13, 2011

La otra guerra

por Isabel Dorado Auz


Excelente la caricatura política de Helguera en el periódico la Jornada de este lunes 11 de abril, donde queda clara la otra guerra que está enfrentando el desgobierno del espurio y que dio origen a la mal llamada guerra en contra del narcotráfico.

Parece ser que los "grandes" empresarios mexicanos ya se percataron que la imposición de Felipe Calderón en el 2006 no representa  ninguna garantía de que podrán conservar sus privilegios. Por ello, antes de las elecciones del 2012 quieren llevar  cabo todas las reformas "necesarias" a las leyes laborales para, por la vía legal, defender sus tropelías de los últimos años.  Dice el caricaturista, poniéndole la voz a Javier Lozano Alarcón: "Se trata de decapitar sindicatos…, mutilar contratos colectivos…, abatir salarios…"

Esta guerra, la verdaderamente importante para los grupos económicos de nuestro país, inicio casi al mismo tiempo que la otra, solo que los medios de comunicación masiva se han encargado de ocultarla dándole mayor proyección a la nota roja generada por el "ataque frontal" al narcotráfico que está llevando a cabo el gobierno federal.

En este espacio hemos dado cuenta de cómo el secretario del trabajo se ha prestado para golpear, torciendo la ley, a los sindicatos independientes. El intento de decapitar sindicatos lo podemos observar en los casos del SME,  el Sindicato Minero y, últimamente, el sindicato de Mexicana de Aviación, mismos que han mostrado una increíble capacidad de respuesta, lo cual nos permite verlos todavía organizados a pesar del embate permanente.  Lamentablemente, no sucede lo mismo con sindicatos o secciones sindicales más pequeñas, las cuales, prácticamente, han desaparecido o se encuentran en condiciones muy precarias. Tal es el caso, acá en Sonora, de la sección 207 del sindicato minero en Esqueda, el sindicato de Agua de Hermosillo, el sindicato de la Universidad Tecnológica de Hermosillo y otros más que no han alcanzado relevancia en los medios de comunicación, pero que de igual forma han padecido el mismo destino.

La mutilación de contratos colectivos se presentó, hace tiempo, también por rumbos de Esqueda, donde el grupo Larrea les cancelo el contrato a los mineros de Nacozari. Además, cada día es más común la violación a las clausulas de los contratos colectivos de un sinnúmero de sindicatos. La lógica empresarial es muy clara, si no puedes imponerles un contrato colectivo a modo para el patrón, puedes violar las clausulas más importantes, ya que siempre tendrás el apoyo de las juntas de conciliación y arbitraje.

Finalmente, lo que representa la joya de la corona es abatir los salarios. Existen diversos mecanismos: cancelar o disminuir al mínimo las prestaciones laborales; modificar el tipo de contratación, la moda actual será pagar por horas de trabajo, con lo cual ya no será necesario garantizarle al trabajador  la percepción de un salario mínimo; o bien, cancelar la seguridad laboral, para poder correr al trabajador en el momento que mejor le plazca al patrón.

La preguntas finales serían: ¿Hasta cuándo van a entender que profundizar la desigualdad social será la causa de la pérdida de sus actuales privilegios?, ¿Podrán entender , algún día, que la corrupción, auspiciada por ellos, es la causa que los tiene enfrentados a ellos mismos, a propósito de las telecomunicaciones?                       

Reacciones:

0 comentarios: